Santos - Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica

Los Santos Simón, el loco por Cristo, y Juan
Los Santos Simón, el loco por Cristo, y Juan
Estos Santos eran oriundos de Odessa y vivieron en los años del rey Justino el Joven. Eran los dos jóvenes devotos unidos por una amistad de hermanos. Una vez fueron a Jerusalén peregrinando la Tierra Santa. Emocionados dejaron los placeres terrenales y se quedaron en el monasterio de San Erasmo, cuándo el abad era el San Níkon. Después de ordenarse monjes, luego de siete días partieron del monasterio y se internaron profundamente en el desierto dónde pasaron 40 años de dura vida rezando y ayunando.
Un día Simón dijo a Juan que dejen el desierto y que prediquen a las personas el evangelio en las ciudades recordando las palabras del Ap. Pablo "Que nadie busque sus propios intereses sino los del prójimo."(1ª Corintios 10:24) queriendo decir: “Que nadie pida egoístamente lo que le gusta o le conviene sino que cada uno pida la conveniencia y beneficio espiritual del otro”.
Sin embargo, Juan no se convenció pero Simón no cedió y así luego de saludar a su hermano espiritual fue a Jerusalén donde predicó la palabra sagrada que iluminó a muchos habitantes de Judea y a sectarios. Por medio de la oración curo muchos enfermos. Después fue a su patria, Odessa, donde se dedicó muchísimo a ayudar a los enfermos a tal punto que muchos lo llamaban loco. Al fin murió muy pobre y desgraciado ya que había dado todo, tratando de ayudar a sus semejantes.


© 2006 / Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica / Todos los derechos reservados.