Santos - Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica

Circuncisión de Nuestro Señor Jesucristo
Circuncisión de Nuestro Señor Jesucristo
La ley de mosaico, indicaba la circuncisión de los niños barones (Exod12:43-49), (Génesis 16:9-19), la cual se realizaba al octavo día nacimiento del niño. Esta ceremonia se realizaba dentro de la sinagoga y por la mañana, presenciada por lo menos por diez personas. Así se realizo la circuncisión del infante Jesús en la sinagoga de Belem. Esta circuncisión en el cuerpo simboliza la circuncisión del corazón como nos dice el Antiguo Testamento: “Y circuncidará el Altísimo tu Dios tu corazón, y el corazón de tu simiente, para que ames á el Altísimo tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, á fin de que tú vivas”. (Deuteronomio30:6) Él Apóstol Pablo nos enseña de una segunda circuncisión y dice: “En el cual también sois circuncidados de circuncisión no hecha con manos, con el despojamiento del cuerpo de los pecados de la carne, en la circuncisión de Cristo; Sepultados juntamente con Él en el bautismo, en el cual también resucitasteis con Él, por la fe de la operación de Dios que le levantó de los muertos.” (Colosenses 2:11-12) El Apóstol Pablo se refiere a una circuncisión espiritual donde actúa él Espíritu Santo, que consiste en desnudar y expulsar del cuerpo los pecados de la carne con un trabajó espiritual
© 2006 / Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica / Todos los derechos reservados.