Santos - Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica

San Arcito el Apóstol
San Arcito el Apóstol
Arcito era de Kolossais, donde conoció a Pablo, quien lo trajo a la fe de Cristo. Por su celo, devocion y dedicación, rápidamente llego a ser compañero en la batalla espiritual de su glorioso maestro, asi como lo nombra el apostol Pablo en su epistola a Filemón. Menciona a Arcito en su epístola a á Los Colosenses, tambien. En la puesta en práctica de su misión divina, Arcito, fue arrestado con la orden de prefecto Androkleus. Habiéndose negado a realizar sacrificios a los ídolos, lo desvistieron y lo colocaron en un poso enterrándolo hasta la mitad de su cuerpo. Arcito, sin embargo, continúo con voz alta testimoniando su fe en Cristo. Entonces, comenzaron a herirlo con agujas en su cuerpo, por delante, por atrás, en el cuello, en las axilas, en sus costados, en sus ojos, en las orejas, en la boca y en la cabeza.
Sin embargo, Arcito insistía en su fe en Cristo siendo Jesús el centro de su oración y alabanza. Él Santo fue apedreado brutalmente y entrego su vida, mas, su alma fue recibida por Cristo eternamente, reciviendo junto con el Apóstol Pablo la corona del martirio

© 2006 / Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica / Todos los derechos reservados.