Santos - Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica

Anunciación de la Santísima Madre de Dios y Siempre Virgen Maria
Anunciación de la Santísima Madre de Dios y Siempre Virgen Maria
SERVICIO MATUTINO Y LITURGUIA
Sacerdote: Bendito nuestro Dios, siempre; ahora y eternamente y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amen.
Sacerdote: Gloria a Τί, Dios nuestro, gloria a Τί.
Oh Rey celestial, Consolador, Espíritu de verdad, que estás en todo lugar y llenas todas las cosas; Tesoro de todo lo bueno, y Dador de la vida; ven a habita en nosotros; purifícanos de toda mancha, y salva, oh Bueno, nuestras almas.
Lector: Santo Dios, Santo poderoso, Santo inmortal, ten piedad de nosotros. (3)
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos amen.
Santísima Trinidad, ten misericordia de nosotros, Señor, expía nuestros pecados. Señor, perdona nuestras iniquidades, Santo visita y sana nuestras dolencias, a causa de Tu Nombre.
Señor ten piedad (3)
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos amen.
Padre nuestro que estas en los cielos, santificado sea tu nombre; venga tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra así como en el cielo; danos hoy el pan nuestro esencial y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos introduzcas en tentación, sino líbranos del maligno.
Sacerdote: Porque tuyo es el reino, la fuerza y la gloria del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amen.
Lector: Salva, oh Señor, a tu pueblo, y bendice tu heredad; concede a nuestros piadosos Gobernantes la victoria sobre los enemigos y preserva a todos los tuyos por la virtud de tu Cruz.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
¡Oh! Cristo Dios, Tú que fuiste elevado sobre la Cruz voluntariamente, regala tu compasión al nuevo régimen que lleva tu nombre; alegra con tu poder a nuestras fieles autoridades, concediéndoles victorias sobre sus enemigos. Que tengan tu alianza, como arma de paz y trofeo invencible.
Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amen
Oh Madre de Dios, intercesora indescifrable, alabadísima y temeraria, no rechaces nuestra suplicas, oh bondadosa, más afirma el estado de los cristianos ortodoxos, salva a los que ordenaste gobernar concediéndoles la victoria desde lo alto, porque engendraste a Dios, oh única bendita. (“oh única bendita” entonado).

Sacerdote: Ten piedad de nosotros ¡oh! Dios, según tu gran misericordia, Te suplicamos, escúchanos y ten piedad.
Cantor: Señor ten piedad (3)
Sacerdote: Rogamos por los cristianos piadosos y ortodoxos.
Cantor: Señor ten piedad (3)
Sacerdote: Rogamos por nuestro Arzobispo (....)
Cantor: Señor ten piedad (3)
Sacerdote: Porque eres Dios caritativo y filántropo y a Ti elevamos glorias, al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amén. En nombre del Señor, bendice, Padre. (entonado).
Sacerdote: Gloria a la Trinidad santa, consubstancial, vivificadora e indivisible, como siempre, ahora y eternamente y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amén.
Lector: Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.(3)
Señor abre mis labios y mí boca cantara tus alabanzas.(2)
EXASALMOS
PLEGARIA PACIFICA
Diácono: En paz roguemos al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Por la paz celestial y por la salvación de nuestras almas, roguemos al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Por la paz del mundo entero, por la estabilidad de las santas Iglesias de Dios, y por la unión de todos, roguemos al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Por esta santa Casa y por quienes entran en ella con fe, devoción y temor de Dios, roguemos al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Rogamos por los cristianos piadosos y ortodoxos
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Por nuestro Arzobispo (.....) por el venerable Presbiterio, por el Diaconado en Cristo, por todo el Clero y el Pueblo, roguemos al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Por esta Arquidiócesis, (por esta colectividad o parroquia), por esta ciudad, por este país, por todas las ciudades y todos los países, y por quienes habitan en ellos con fe, roguemos al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Por aires benignos, por la abundancia de los frutos de la tierra y por temporadas de clima propicio, roguemos al Señor
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Por quienes viajan, por los enfermos, los afligidos, los cautivos, y por su salvación, roguemos al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Para que seamos librados de toda aflicción, ira, peligro y necesidad, roguemos al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Ampáranos, sálvanos, ten piedad y protégenos ¡oh! Dios, con tu gracia.
Cantor: Señor, ten piedad
Diácono: Conmemorando a nuestra santísima, purísima, muy bendita, gloriosa Señora Θeotókos y siempre virgen Maria y a todos los Santos, encomendémonos unos a otros, y toda nuestra vida a Cristo Dios.
Cantor: Α Τí, Señor.
Sacerdote: Porque a Ti se debe toda gloria, honor y prosternación, al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amen.
Dios, el Señor se ha manifestado a nosotros; bendito sea el que viene en nombre del Señor
Vers: Confesad al Señor e invocad su Santo Nombre.
Dios, el Señor se ha manifestado....
Vers: Me rodearon todas las gentes y en el nombre del Señor los he vencido.
Dios, el Señor se ha manifestado...
Vers: Esto ha sido hecho por el Señor, y es admirable en nuestros ojos. Dios, el Señor se ha manifestado...
HIMNOS DE DESPEDIDA DOMINICALES
Modo variante del 4°
Bajaste de las alturas ¡oh! misericordioso, te dignaste recibir sepultura por tres días, para liberarnos de las pasiones. ¡Oh! vida y resurrección nuestra, Señor, gloria a Ti.
Modo 4°
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Hoy es la Corona de nuestra Salvación y la manifestación del misterio que es desde la eternidad. Pues, el Hijo de Dios se deviene en Hijo de la Virgen, y Gabriel anuncia la nueva buena de gracia. Por consiguiente y junto a él nosotros también exclamamos a la Madre de Dios: “¡Alégrate, Oh Llena de gracia, el Señor está contigo!”
Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.
Hoy es la Corona de nuestra Salvación y la manifestación del misterio que es desde la eternidad. Pues, el Hijo de Dios se deviene en Hijo de la Virgen, y Gabriel anuncia la nueva buena de gracia. Por consiguiente y junto a él nosotros también exclamamos a la Madre de Dios: “¡Alégrate, Oh Llena de gracia, el Señor está contigo!”
Diácono: Más y más, roguemos en paz al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad.
Diácono: Ampáranos, sálvanos y protégenos ¡oh! Dios con tu gracia
Cantor: Señor, ten piedad.
Diácono: Conmemorando a nuestra santísima, purísima, muy bendita, gloriosa Señora Θeotokos y siempre virgen Maria y a todos los Santos, encomendémonos unos a otros, y toda nuestra vida a Cristo Dios.
Cantor: Α Τí, Señor
Sacerdote: Porque tuyo es el poder y tuyo es el reino, la fuerza y la gloria del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amen.
KAΘISMATA
Primer Káthisma
El ángel fulguroso a las mujeres abatidas proclama que tú resucitas, pues eres la Vida del mundo, y canta: Dejad vuestro llanto y evangelizad a los apóstoles llenas de júbilo, pues exclamar debéis que el Señor resucita de entre los muertos porque es su voluntad redimir al género humano y es Dios.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
Verdaderamente resucitaste del sepulcro, Salvador, y ordenaste a las mujeres piadosas que anuncien la Resurrección a los Apóstoles, según lo que ha sido escrito. Pedro, se apresuró hacia el sepulcro y quedó atónito al ver adentro la luz. Entonces, vio allí sólo los lienzos acomodados, sin el Cuerpo Divino; creyó pues y exclamó diciendo: “¡Gloria a Ti, Cristo Dios y Salvador nuestro, porque salvaste a todos, siendo en verdad el Resplandor del Padre”.
Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.
Modo 1°
El Gran Líder de las Huestes Incorpóreas, vino a la ciudad de Nazaret, anunciándote, ¡Pura! al Señor y Rey de los siglos, diciéndote: “¡Salve, María Bendita, Incomprensible Maravilla Inaccesible y Restauración del hombre mortal!”
Segunda Káthisma
Las gentes sellaron Tu Sepulcro, Salvador; pero el Ángel removió la piedra de la entrada; las mujeres vieron Tu esurrección de entre los muertos y anunciaron a Tus discípulos en Sión que Tu habías resucitado, Vida de todos, desatando las cadenas de la muerte. ¡Señor, gloria a Ti!
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Las mirróforas escuchan a la voz angelical desde el sepulcro, decir: Cesen vuestras lágrimas y en lugar de luto, suene el júbilo. Entonad alabanzas y proclamad que resucita el Cristo, que por ser Dios se complace en salvar al género humano.
Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén
Modo 3°
Hoy toda la Creación se regocija, porque hacia Ti el Arcángel exclamó diciendo: “¡Salve, Bendita, Pura y Exenta de toda mancha!”. Hoy el insolente orgullo de la serpiente desaparece y se desata la atadura de la maldición del primer padre. Por consiguiente, con toda palabra a Ti exclamamos: “¡Salve, Llena de Gracia!”
Desde el cielo, hacia Ti, Pura, Gabriel clama: “¡Alégrate, Bendita Inmaculada y Pura exenta de toda mancha! Porque concebirás en el vientre al Dios que está antes de la eternidad, Quien por Su Palabra ha puesto los confines de la tierra” Replicó María diciendo: “No conocí hombre alguno”“¿Cómo pues, daré a luz a un hijo? ¿Quién ha visto alguna vez un nacimiento sin simiente?” Entonces el Ángel aclaró a la Madre de Dios y Virgen el propósito de Dios, diciendo: “El Espíritu santo vendrá sobre Ti y el Poder del Altísimo Te cubrirá con Su sombra.”
Gloria... Ahora...
Gabriel Había sido enviado a la Pura Virgen, y le anunció la alegría indescrip-tible; que concebirá sin simiente y perma-necerá intacto, exclamándole: “Darás a luz a un Hijo que está antes de la eternidad, y Él salvará a Su pueblo de sus pecados. Este es el testimonio de Él quién me envió para que Te exclame diciendo: “¡Alégrate! Señora Bendita, porque darás a luz siendo Virgen, y después de dar a luz permane-cerás virgen.”
Diácono: Más y más, roguemos en paz al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad.
Diácono: Ampáranos, sálvanos y protégenos ¡oh! Dios con tu gracia
Cantor: Señor, ten piedad.
Diácono: Conmemorando a nuestra santísima, purísima, muy bendita, gloriosa Señora Θeotokos y siempre virgen Maria y a todos los Santos, encomendémonos unos a otros, y toda nuestra vida a Cristo Dios.
Cantor: Α Τí, Señor.
Sacerdote: Porque ha sido bendecido tu nombre y ha sido glorificado tu reino, del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amén.
Lector:
Ypakoi
Las mirróforas buscan al Maestro inmortal entre los muertos acercándose hasta la tumba del Dador de la vida y el ángel les encomienda ser portadoras del evangelio del júbilo. Anuncian a los apóstoles que el Cristo resucita para conceder al mundo la gran misericordia.
ANAVAΘMOI
Cantor:
Primer Antífona:
Me acecha el enemigo desde la niñez y me abrasa con apetitos de placeres; pero eres mi esperanza inconmovible, Señor, y logro vencerle.
Son hierba segadera a la espera de la hoz todos los enemigos de Sión, por ser el Cristo Quien les raja el cogote con la hoja de acerados tormentos.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
En el Espíritu Santo, la Vida de todo ser viviente, por ser Luz de Luz y Dios de majestad y a Él lo alabamos con el Padre y el Logos.
Segunda Antífona:
Concede a mi corazón, O Señor, el temor de ti y la humildad, a no ser que se enaltezca, O Maestro compasivo, y caiga lejos de ti.
Cuantos esperan en el Señor no temen su prudencia ni el fuego con el que quema los rastrojos.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
Por el Espíritu Santo tiene visiones y habla como profeta todo hombre divino y, alabando al Dios en tres Personas, obra maravillas. Tres Luces resplandecen como una monarquía en la Deidad.
Tercer Antífona:
A ti clamo, Señor, escucha. Presta oído a mi súplica y enjuágame antes de llevarme de esta vida.
Es madre, la tierra en la que todos yacerán para recibir los tormentos o las dignidades por las obras de su vida.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, ahora y siempre , y por los siglos de los siglos. Amén.
Es del Espíritu Santo la teología que contempla la Monada Tri-única como es el Padre sin comienzos que engendra antes de todos los siglos al Hijo, y con Él, el Espíritu. De la misma naturaleza y majestad, Ambos son el solo resplandor proveniente del Padre.
Antífona 4ª
¿Acaso hay otra bendición o júbilo más perfecto que ser testigo de la convivencia entre hermanos? Es éste el camino por el cual el Señor promete la vida eterna.
Quien adorna los lirios del campo os amonesta: no os turbéis por vuestro atuendo.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
Todas las cosas son contenidas por la pacífica coexistencia en el Espíritu Santo, la Placenta que todo iguala, pues es Dios, consubstancial con el Padre y el Hijo
Proquímeno Modo 4°
¡Cantad al Señor, bendecid Su Nombre! Anunciad Su Salvación día a día.(2)
Vers: ¡Cantad al Señor, un nuevo canto, canta al Señor, tierra entera!
¡Cantad al Señor, bendecid Su Nombre! Anunciad Su Salvación día a día.
Diácono: Más y más, roguemos en paz al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad.
Diácono: Ampáranos, sálvanos y protégenos ¡oh! Dios con tu gracia
Cantor: Señor, ten piedad.
Diácono: Conmemorando a nuestra santísima, purísima, muy bendita, gloriosa Señora Θeotokos y siempre virgen Maria y a todos los Santos, encomendémonos unos a otros, y toda nuestra vida a Cristo Dios.
Cantor: Α Τí, Señor.
Sacerdote: Porque Tú eres nuestro Dios y a Ti elevamos glorias, al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos
Cantor: Amén.
Orden del Evangelio en el Matutino
Diácono: Roguemos al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad.
Sacerdote: Porque eres Santo, nuestro Dios y descansas entre los Santos y a Ti elevamos glorias, al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amén.
Todo aliento alabe al Señor.(3)
Diácono: Y para que seamos dignos de escuchar el Santo Evangelio, supliquemos a nuestro Señor Dios.
Cantor: Señor, ten piedad. (3)
Diácono: Sabiduría. De pie. Escuchemos la lectura del Santo Evangelio.
Sacerdote: Paz a todos.
Cantor: Y a tu Espíritu.
Sacerdote: Lectura del Santo Evangelio según San Lucas. (1:39-49,56)
Diácono: Atendamos.
Cantor: Gloria a Τί, Señor; Gloria a Τί.
Sacerdote: En aquellos días, se puso en camino María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; 40entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, Isabel quedó llena de Espíritu Santo y exclamó a gritos: “Bendita Tú entre las mujeres y bendito el Fruto de Tu Seno; y ¿de dónde a mí que venga a verme la Madre de mi Señor? Porque apenas llegó a mis oídos la voz de Tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz La que ha creído que se cumplirían las cosas que Le fueron dichas de parte del Señor!” Y dijo María: “Alaba mi alma la grandeza del Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la pequeñez de Su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán Bienaventurada, porque ha hecho en mi favor cosas grandes el Poderoso, Santo es Su Nombre. María se quedó con ellaunos tres meses, y luego se volvió a su casa.
Cantor: Gloria a Τί, Señor; Gloria a Τί.
Lector: Habiendo visto la resurrección de Cristo, adoremos al Santo Señor Jesús, el único sin pecado. ¡Oh! Cristo, nos prosternamos ante tu Cruz y alabamos y glorificamos tu santa resurrección; porque Tú eres nuestro Dios, no hemos conocido a otro fuera de Ti; tu nombre nombramos. Venid todos los fieles, prosternémonos ante la santa resurrección de Cristo; pues, he aquí, vino por medio de la Cruz, alegría a todo el mundo. Bendiciendo por siempre al Señor, alabamos su resurrección; porque habiendo soportado la Cruz por nosotros, aniquiló la muerte con la muerte.
Y a continuación el Salmo 50 (Leido)
Ten piedad de mí ¡oh! Dios, según tu gran misericordia y según la multitud de tus conmiseraciones, borra mi iniquidad.
Además lávame de mi iniquidad y límpiame de mi pecado.
Porque yo conozco mi iniquidad y mi pecado está delante de mí siempre.
Sólo contra Ti he pecado y he cometido malicias delante de ti, como para que seas justificado en tus palabras y venzas al ser juzgado.
Pues, he aquí que, fui concebido en medio de iniquidades y mi madre me gestó en medio de pecados.
Pues, he aquí que, has amado la verdad; me has manifestado lo ignoto y lo secreto de tu sabiduría.
Me rociarás con un hisopo y seré limpio; me lavarás y seré más blanqueado que la nieve.
Me harás sentir regocijo y alegría, se regocijarán mis huesos abatidos.
Aparta tu rostro de mis pecados y borra todas mis iniquidades.
Construye en mi un corazón limpio ¡oh! Dios, e inaugura un espíritu recto en mis entrañas.
No me deseches de tu rostro y tu Espíritu Santo no retires de mí.
Concédeme la alegría de tu salvación y sostenme con un espíritu conducente.
Enseñaré a inicuos tus caminos y los impíos volverán a Ti.
Líbrame de sangres ¡oh! Dios, Dios de mi salvación; se regocijará mi lengua con tu justicia.
Señor abrirás mis labios y mi boca anunciará tu alabanza.
Porque si hubieses querido (un) sacrificio, te lo hubiese dado; (pero) no te complacerán los holocaustos.
Sacrificio para Dios es el espíritu contrito; Dios no aniquilará a un corazón contrito y humillado.
Señor, beneficia a Sion con tu complacencia y se construirán las murallas de Jerusalén.
Entonces te complacerá el sacrificio de justicia, la oblación y los holocaustos.
Entonces elevarán sobre tu altar becerros.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Modo 2º
Por las plegarias, oh Misericordioso Señor, de la Θeotokos, lava la multitud de mis ofensas.
Ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
Por las plegarias, oh Misericordioso Señor, de la Θeotokos, lava la multitud de mis ofensas.
Vers: Ten piedad de mí ¡oh! Dios, según tu gran misericordia y según la multitud de tus conmiseraciones, borra mi iniquidad.
Stijiro Idiomelo de Cosme el Monje.
Hoy Gabriel lleva la Nueva a la Llena de gracia diciendo: “¡Alégrate, Joven, sin novio que no conoces matrimonio! ¡No Te asombres de mi figura extraña y no me temas, que soy el Arcángel! Pues, antiguamente, la serpiente engañó a Eva y ahora Te anuncio la Alegría; darás a luz al Señor y quedarás Incorrupta ¡Oh Pura!”
Sacerdote: Salva ¡oh! Dios a tu pueblo...
Cantor: Señor ten piedad. (12)
Sacerdote: Con la misericordia, la compasión y la filantropía de tu Hijo unigénito, con quien eres bendito, junto a tu santísimo y bondadoso y vivificador Espíritu, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amen.
Lector:
Kondakion (leido)
Alzas a los muertos al levantarte de la tumba y resucitas a Adán. Eva se alegra y baila al son de tu Resurrección y con ella los confines del universo, O Misericordioso, magnifican tu resurrección de entre los muertos. O Todo misericordioso.
(el final “O Todo misericordioso. ” se repite entonado).
Ikos (leido)
Entregados todos los dominios de Hades al anatema, a excepción de los muertos que resucitas, O Señor que angustiosamente sufres, te presentas a las mirróforas y trasformas su pena en júbilo, das los símbolos de la victoria a los apóstoles, O mi Salvador y dador de vida, convirtiéndote en la llama que hacer brillar a la creación. Por lo que, O Amigo del hombre, el mundo magnifica por tu resurrección de entre los muertos, O Todo-misericordioso.
(el final “O Todo misericordioso. ” se repite entonado).
Kondakio
A ti, María, te cantamos como victoriosa; tu pueblo ofrece alabanzas de agradecimiento, pues de los apuros, Theotokos, nos has salvado. Tú que tienes invencible y excelsa fuerza, de los múltiples peligros, libéranos, para que exclamemos a ti: ¡Alégrate oh Novia, sin novio!
Un Príncipe de los ángeles es enviado desde los Cielos para decir a la Madre de Dios: “Alégrate.” Cuando Te contempla, o, Señor, asumiendo un cuerpo, exulta y queda asombrado, y con voz inmaterial la aclama:
Alégrate, Luz de alegría
Alégrate, extinción de la maldición
Alégrate, resurrección de Adán caído
Alégrate, redención de las lágrima de Eva
Alégrate, altura inaccesible a la razón humana
Alégrate, profundidad insondable aun a los ojos de los Ángeles
Alégrate, trono del Rey
Alégrate, portadora de Quién lo lleva todo
Alégrate, estrella que anuncia al Sol
Alégrate, seno de la divina Encarnación
Alégrate, renovadora de la Creación
Alégrate, Madre del Creador
Alégrate, Novia no desposada.
Sinaxario
En este vigésimo quinto día del mes se conmemora la fiesta de la Anunciación de Nuestra Señora la Santísima Madre de Dios y Siempre Virgen María.
KATABASIAS
Cantor:
1° Oda. Modo 4°
Abro mi boca y se llena del Espíritu; ofrezco alabanzas a la Reina y Madre; con regocijo celebro la fiesta y con alegría canto sus maravillas.
3 °Oda
Oh Madre de Dios, que eres fuente viva vigorosa, fortalece a los que, reunidos como coro espiritual, cantamos tus alabanzas, y en tu divina esplendor, haznos dignos de las coronas de la gloria.
4° Oda
Oh Altísimo, cuando supo el profeta Habacuc tu incomprensible Divina Voluntad de encarnarte de la Virgen, exclamó diciendo: “! Gloria a tu poder, oh Señor!”
5° Oda
Toda la creación se maravilló de tu divina gloria, pues Tú, oh Virgen que no conociste varón, llevaste en tu seno al Dios de todos y diste a luz al Hijo incontenible en el tiempo, que otorga la salvación a todos los que te alaban.
6°Oda
Venid, todos los iluminados que celebran esta fiesta divina y venerable de la Madre de Dios, aplaudamos con júbilo glorificando a Dios que nació de ella.
7° Oda
Los jóvenes iluminados no adoraron la creación sino al Creador; así que, pisoteando con valentía la amenaza del fuego, cantaron con alegría: “! Bendito eres, oh Alabadísimo Señor, Dios de nuestros padres!”
Alabemos, bendigamos y prosternémonos ante el Señor.
8° Oda
El Nacido de la Madre de Dios salvó del horno a los castos jóvenes. Él, entonces en figura pero ahora en realidad, convoca a todo el universo a que cante: “Todas las obras del Señor, alabadle y ensalzadle por los siglos.”
Diácono: Exaltemos a la Madre de Dios y Madre de la luz honrándole con himnos.
En este punto el Diácono o el Sacerdote inciensa a los fieles.
Cantor:
No se dice I Timiotera, sino Oda 9°


Vers: ¡Anuncie, tierra noticias buenas de la gran alegría; y vosotros, cielos, alabad la gloria de Dios!
Irmo
¡Que ninguna mano profana toque a la Madre de Dios siendo Ella el Arca viviente de Dios! Y que los labios de los fieles, con las palabras del Ángel y sin cesar, entonen hacia Ella, exclamando con gran alegría: “Alégrate, Llena de Gracia, el Señor está contigo.”
Vers: ¡Anuncie, tierra noticias buenas de la gran alegría; y vosotros, cielos, alabad la gloria de Dios!
Habiendo concebido a Dios de manera indescriptible, Joven Virgen, Tu habías sobrepasado los límites de la naturaleza. Porque, aunque eres mortal por naturale-za, Te liberaste de lo establecido para la maternidad. Por consiguiente, escuchas como es digno: “Alégrate, Llena de Gracia, el Señor está contigo.”
Vers: ¡Anuncie, tierra noticias buenas de la gran alegría; y vosotros, cielos, alabad la gloria de Dios!
¿Cómo das leche, Pura Virgen? ¡Ninguna lengua mortal puede expresar esto! Porque Tu has manifestado una cosa extraña a la naturaleza y sobrepasa las leyes del alum-bramiento. Por consiguiente, escuchas como es digno: “Alégrate, Llena de Gracia, el Señor está contigo.”
Vers: ¡Anuncie, tierra noticias buenas de la gran alegría; y vosotros, cielos, alabad la gloria de Dios!
Las Escrituras inspiradas por Dios habían hablado de Ti, místicamente, ¡Madre del Altísimo! Porque cuando Jacobo vio, antiguamente, la escalera que anticipó y Te prefiguró, exclamó diciendo: “Ésta es el escalera en que Dios pisará.” Por consi-guiente, escuchas como es digno: Alégrate, Llena de Gracia, el Señor está contigo.”
Gloria al Padre…
Vers: ¡Anuncie, tierra noticias buenas de la gran alegría; y vosotros, cielos, alabad la gloria de Dios!
La zarza y el fuego habían revelado una maravilla extraña a Moisés, el testigo ocular de Dios; que buscando su cumpli-miento en el curso del tiempo, exclamó diciendo: “Yo contemplaré esto en una Virgen Pura. A quien, como a la Madre de Dios se le exclama: ‘Alégrate, Llena de Gracia, el Señor está contigo’.”
Ahora y siempre….
Vers: ¡Anuncie, tierra noticias buenas de la gran alegría; y vosotros, cielos, alabad la gloria de Dios!

Daniel Te llamó una Montaña Racional; Isaías: Madre de Dios; Gedeón Te vio como un vellón y David Te llamó Santuario; otro Te llamó Pórtico; mas Gabriel en su turno Te exclama: “Alégrate, Llena de Gracia, el Señor está contigo.”
Katavasía
¡ Vers: ¡Anuncie, tierra noticias buenas de la gran alegría; y vosotros, cielos, alabad la gloria de Dios!
¡Que ninguna mano profana toque a la Madre de Dios siendo Ella el Arca viviente de Dios! Y que los labios de los fieles, con las palabras del Ángel y sin cesar, entonen hacia Ella, exclamando con gran alegría: “Alégrate, Llena de Gracia, el Señor está contigo.”
Diácono: Más y más, roguemos en paz al Señor.
Cantor: Señor, ten piedad.
Diácono: Ampáranos, sálvanos y protégenos ¡oh! Dios con tu gracia
Cantor: Señor, ten piedad.
Diácono: Conmemorando a nuestra santísima, purísima, muy bendita, gloriosa Señora Θeotokos y siempre virgen Maria y a todos los Santos, encomendémonos unos a otros, y toda nuestra vida a Cristo Dios.
Cantor: Α Τí, Señor.
Sacerdote: Porque a Ti te alaban todas las Potestades celestiales y a Ti elevan glorias al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.
Cantor: Amen
Santo es el Señor nuestro Dios. (2)
Exaltad al Señor nuestro Dios y prosternaos ante el estrado de sus pies: Santo es Él.
Exapostelarion
María se asombró cuando vio a los dos Ángeles dentro del sepulcro. Ella no conoció a Cristo, pues pensó que era el hortelano y le dijo: “Señor, dime ¿dónde has puesto el cuerpo de Jesús? Pero cuando la llamó, ella reconoció que era el Mismo Salvador, y Le escuchó diciéndole: “No me toques, pues subiré primero a Mi Padre, dile eso a Mis hermanos.”
Modo 2° De la Fiesta de la Anunciación
El líder de las Huestes angelicales fue enviado por Dios Todopoderoso a una pura Virgen, a anunciarle la indescriptible maravilla extraña: Que, sin simiente y como hombre, Dios nacerá Niño de ella, reformando enteramente la raza de los hombres. ¡Regocijad pueblos y anunciando la buena de la renovación del mundo!
¡Salve!, Madre de Dios, Liberación de la maldición de Adán. ¡Salve!, Santísima Madre de Dios. ¡Salve!, Zarza viviente; ¡Salve!, Lámpara; ¡Salve!, Trono; ¡Salve!, Escalera y Portal; ¡Salve!, Carro divino; ¡Salve!, Nube ligera; ¡Salve!, Templo; ¡Salve! vasija de oro; ¡Salve!, Montaña; ¡Salve!, Tabernáculo y Mesada; ¡Salve!, Liberación de Eva.
LAS ALABANZAS
Modo variable 4°
Cantor: ¡Todo aliento alabe al Señor! ¡Alabad al Señor del Cielo, alabadle en las alturas! ¡A Ti pertenece la alabanza oh Dios!
¡Alabadle todos sus ángeles, alabadle todos sus ejércitos!¡A Ti per1enece la alabanza oh Dios!
Versos
Vers: Para ejecutar en ellos los que estaba escrito: esto es gloria para todos los que tienen fe en Él.
No titubeas sobre el trono de tu divinidad, O Señor, aun cuando eres llevado ante el tribunal de Poncio Pilatos para ser juzgado, permaneciendo inconmovible a la diestra del Padre. Derogas la esclavitud del mundo impuesta por el Demonio, O Compasivo y Amigo del hombre, por tu resurrección entre los muertos.
Vers: Alabad al Señor en sus lugares santos, alabadle en el firmamento de su fortaleza
Resucitas, aun cuando los judíos, dándote por muerto, ocultan en la tumba el cuerpo sin vida, O Señor, y sus centinelas te escoltan, como a un rey dormido, y sellan la entrada de la tumba por ser el erario de la vida; y concedes la incorruptabilidad a nuestras almas.
Vers: Alabadle por sus poderosas hazañas, alabadle por la plenitud de Su Majestad!
Concedes la santa cruz a tus fieles, O Señor, como arma contra el Maligno que tiembla cogido de terror e incapaz de contemplar el fulgor de su potestad. Por la cruz resucitas a los muertos y derogas la muerte. Por ello, adoramos tu sepultura tri-diurna y tu resurrección.
Vers: Alabad al Señor al son de la trompeta, alabadle con arpa y con lira!
Aterra a los vigilantes tu Angélico heraldo que proclama tu resurrección pero el mismo tranquiliza a las mirróforas espantadas, diciéndo: “¿Cómo así buscáis entre los muertes a Quien es vida? Porque es Dios resucita y concede al universo el don de la vida.
Vers: Alabadle con timbal y con danza, alabadle con cuerdas y con flauta!
Gabriel bajó de las bóvedas celestiales y vino a Nazaret; y estando de pie ante la Virgen María, Le exclamó diciendo: ¡Salve!, porque concebirás a un Hijo, Más Antiguo que Adán, es decir: el Hacedor y Creador de los siglos y el Libertador de aquellos que Te Exclaman: ¡Salve, Pura Virgen!
Vers: Alabadle con címbalos sonoros, alabadle con címbalos de júbilo. Todo lo que respira que alabe al Señor.


“Gabriel bajó de las bóvedas…
Vers:
Gabriel Bajó del cielo trayendo la buena Nueva a la Virgen y Le exclamó diciendo: “¡Salve!, porque concebirás en Tu Vientre, a Quien ningún lugar puede contener, Él que será contenido en Ti; más, serás porta dora de Aquél Que brilló del Padre, antes de la aurora de la mañana.”
Vers:
El Verbo Consubstancial al Padre Quien es sin principio, no se separó de los celestiales, pero ha descendido ahora, hacia los que están abajo por Su Infinita Compasión; pues tuvo piedad de nosotros a causa de nuestras faltas y caídas; y asumió la pobreza de Adán, formándose con la extraña figura.
Modo 2°
Gloria al Padre…Ahora y siempre…
Hoy, se revela el misterio que ha sido desde la eternidad. El Hijo de Dios se deviene en el Hijo del hombre; pues compartiendo lo inferior me otorgará lo mejor. Antiguamente Adán se decepcionó: pues no ha devenido en Dios como había deseado. Y ahora Dios se deviene en un hombre para que Adán logre ser Dios. Que se alegre la creación y que se regocije la naturaleza; porque el Arcángel de pie y con reverencia ante la Virgen Le dijo ‘¡Salve!’; y Le ofreció la alegría en lugar del pesar. ¡Dios nuestro, Tú, que por la compasión de Tu Misericordia Te encarnaste, gloria a Ti!
Modo 2º
Bendita tu eres, oh Virgen Θeotókos, pues el Hades ha sido tomado prisionero por Aquel nacido de ti. Adán fue recuperado, la vieja maldición abolida, Eva liberada, la muerte fue muerta, y se nos dio vida nueva. En alabanza exclamamos a Ti: “Bendito seas Tu, oh Cristo nuestro Dios, que has mostrado Tu gran complacencia. Gloria a Ti.”
Gran Doxología
Gloria a Ti que nos has mostrado la luz. Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra, paz, buena voluntad entre los hombres.
Te alabamos, Te bendecimos, Te adoramos y Te glorificamos, Te damos gracias por el esplendor de Tu Gloria.
Señor Rey, Dios Celestial, Padre Todopoderoso; Señor, Hijo Unigénito, Jesucristo y Espíritu Santo.
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre, Tú que quitas los pecados del mundo. Ten piedad de nosotros. Tú que quitas los pecados del mundo.
Acepta nuestras súplicas, Tú que te sentaste a la derecha del Padre, y ten piedad de nosotros.
Pues sólo Tú eres santo, sólo Tú Señor, Jesucristo, en la gloria de Dios Padre. Amén.
Cada día Te bendecimos y cantamos Tu nombre para siempre, y por los siglos de los siglos.
Concédenos Señor que podamos permanecer este día sin pecado.
Bendito seas Tú, oh Dios de nuestros padres. Alabado y glorificado sea Tu nombre a través de todos los tiempos. Amén.
Que Tu misericordia sea con nosotros, Señor, así como nosotros confiamos en Ti.
Bendito seas Tú , oh Señor, enséñame Tus mandamientos (3)
Señor Tú has sido nuestro refugio de generación en generación. Yo dije, “Señor, ten piedad de mi; sana mi alma, pues he pecado contra Ti.”
Señor, en Ti me refugio: enséñame a cumplir con Tu voluntad, pues Tú eres mi
Dios.
Pues en Ti está la fuente de vida, y en Tu luz vemos la luz.
Extiende Tu misericordia a los que Te confesamos.
Santo Dios, Santo Poderoso, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros. (3)
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo; ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
Santo Inmortal, ten piedad de nosotros.
Y nuevamente con voz
Santo Dios, Santo Poderoso, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros.
A continuación el siguiente Tropario
Modo 2º
Hoy la salvación ha llegado al mundo. Cantemos al Autor de nuestra vida , Quien ha resucitado de la tumba. Pues, venciendo a la muerte con la muerte, Él nos ha dado victoria, y gran misericordia.
LA DIVINA LITURGIA ANTÍFONA PRIMERA
Vers 1º: Confía, Oh Dios, Tu Juicio al rey, al hijo de rey Tu Justicia.
Por las intercesiones de la Madre de Dios, Salvador, sálvanos.
Vers 2º Produzcan los montes abundan-cia, justicia para el pueblo los collados.
Por las intercesiones de la Madre …
Vers 3º ¡Cantad al Señor, bendecid Su Nombre! Anunciad Su Salvación día a día.
Por las intercesiones de la Madre …
Vers 4° El Señor ha jurado a David verdad que no retractará.
Por las intercesiones de la Madre …
Gloria… Ahora… Amén.
Por las intercesiones de la Madre …
SEGUNDA ANTÍFONA
Vers 1º Caerá como lluvia en los retoños, como rocío que humedece la tierra.
Sálvanos, Hijo de Dios, que Te encarnaste de la Virgen para nuestra salvación, a nosotros que Te cantamos: Aleluya.
Vers 2º Había santificado el Altísimo Su Morada.
Sálvanos, Hijo de Dios, que…
Vers 3º Viene nuestro Dios y no callará.
Sálvanos, Hijo de Dios, que…
Vers 4º Florecerá en sus días la justicia, prosperidad hasta que no haya luna.
Sálvanos, Hijo de Dios, que…
Gloria… Ahora… Amén.
Hijo unigénito y Verbo de Dios (que eres) inmortal(Υ te dignaste encarnarte por nuestra salvación de la Santa Θeotokos y siempre virgen Maria, convirtiéndote en humano sin sufrir cambio alguno; fuiste crucificado también Cristo Dios, y pisoteaste la muerte con la muerte; siendo unο de la Santa Trinidad glorificado junto al Padre y al Espíritu Santo, sálvanos.
TERCERA ANTÍFONA
Vers 1º ¡Que Su fama sea perpetua, que dure tanto como el sol!
Hoy es la Corona de nuestra Salvación y la manifestación del misterio que es desde la eternidad. Pues, el Hijo de Dios se deviene en Hijo de la Virgen, y Gabriel anuncia la nueva buena de gracia. Por consiguiente y junto a él nosotros también exclamamos a la Madre de Dios: “¡Alégrate, Oh Llena de gracia, el Señor está contigo!”
Vers 2º ¡Bendito El Señor, Dios de Israel, el único que hace maravillas!
Hoy es la Corona de nuestra Salvación y la manifestación del misterio que es desde la eternidad. Pues, el Hijo de Dios se deviene en Hijo de la Virgen, y Gabriel anuncia la nueva buena de gracia. Por consiguiente y junto a él nosotros también exclamamos a la Madre de Dios: “¡Alégrate, Oh Llena de gracia, el Señor está contigo!”
Vers 3º ¡Bendito su nombre glorioso por los siglos de los siglos!
Hoy es la Corona de nuestra Salvación…
EL ISODÓN
Modo 2° Isodikon
¡Cantad al Señor, bendecid Su Nombre! Anunciad Su Salvación día a día. Sálvanos, Hijo de Dios, que resucitaste de entre los muertos, a nosotros que Te cantamos: ¡Aleluya!
Modo variante del 4°
Bajaste de las alturas ¡oh! misericordioso, te dignaste recibir sepultura por tres días, para liberarnos de las pasiones. ¡Oh! vida y resurrección nuestra, Señor, gloria a Ti.
Modo 4°
Hoy es la Corona de nuestra Salvación y la manifestación del misterio que es desde la eternidad. Pues, el Hijo de Dios se deviene en Hijo de la Virgen, y Gabriel anuncia la nueva buena de gracia. Por consiguiente y junto a él nosotros también exclamamos a la Madre de Dios: “¡Alégrate, Oh Llena de gracia, el Señor está contigo!”
Kontakión – Modo variable 4°
A ti, María, te cantamos como victoriosa; tu pueblo ofrece alabanzas de agradecimiento, pues de los apuros, Theotokos, nos has salvado. Tú que tienes invencible y excelsa fuerza, de los múltiples peligros, libéranos, para que exclamemos a ti: ¡Alégrate oh Novia, sin novio!
Trisaguio
LA EPÍSTOLA
EL PROKÍMENON del día
¡Cantad al Señor, bendecid Su Nombre! Anunciad Su Salvación día a día.
(Salmo 95“96”: 2)
Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Hebreos
¡Hermanos! Pues santificador y santificados, todos tienen el mismo origen. Por eso no se avergüenza de llamarlos hermanos cuando dice: Anunciaré Tu Nombre a mis hermanos; en medio de la asamblea Te alabaré. Y también: En Él pondré yo mi confianza. Y también: Henos aquí, a mí y a los hijos que Dios me ha dado. Por tanto, como los hijos comparten la sangre y la carne, así también compartió Él las mismas, para reducir a la impotencia, mediante su muerte, al que tenía el dominio sobre la muerte, es decir, al diablo, y liberar a los que, por temor a la muerte, estaban de por vida sometidos a esclavitud. Porque, ciertamente, no es a los ángeles a quienes tiende una mano, sino a la descendencia de Abrahán. Por eso tuvo que asemejarse en todo a Sus hermanos, para ser un Sumo Sacerdote Misericordio-so y Fiel en lo que toca a Dios, y expiar los pecados del pueblo. Pues, habiendo pasado Él la prueba del sufrimiento, puede ayudar a los que la están pasando.

EL EVANGELIO
Lectura del Santo Evangelio Según San Lucas [2: 24 - 38]
En aquel Tiempo, la mujer de Zacarías Isabel, concibió y estuvo durante cinco meses recluida diciendo: “Esto es lo que ha hecho por mí el Señor en los días en que se dignó quitar mi oprobio entre la gente.” Al sexto mes envió Dios el Ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y, entrando, le dijo: “Alégrate, Llena de gracia, el Señor está contigo.” Ella se conturbó por estas palabras y se preguntaba qué significaría aquel saludo. El ángel Le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande, se le llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y Su Reino no tendrá fin.” María respondió al Ángel: “¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?” El ángel le respondió: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el Poder del Altísimo Te cubrirá con
Su Sombra; por eso el que ha de nacer será Santo y se Le llamará Hijo de Dios. Mira, también Isabel, Tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez y este es ya el sexto mes de la que se decía que era estéril, porque no hay nada imposible para Dios.” Dijo María: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.” Y el ángel, dejándola, se fue.
En adelante la DivinaLiturguia de Jrisostomos
Y en lugar de “Verdaderamente es...”
Novena Oda Modo Cuarto
Vers: ¡Anuncie, tierra noticias buenas de la gran alegría; y vosotros, cielos, alabad la gloria de Dios!
¡Que ninguna mano profana toque a la Madre de Dios siendo Ella el Arca viviente de Dios! Y que los labios de los fieles, con las palabras del Ángel y sin cesar, entonen hacia Ella, exclamando con gran alegría: “Alégrate, Llena de Gracia, el Señor está contigo.”
QUENENIKÓN
Pues el Señor ha escogido a Sión; la ha querido como sede para Sí.
Hemos visto la verdadera luz, hemos recibido Espíritu celestial, hemos hallado la verdadera fe, adorando a la Trinidad indivisible, pues esta nos ha salvado.
Modo 2°
Sea bendito el nombre del Señor desde ahora y hasta siempre.(3)
APÓLISIS
Cristo, nuestro Dios Verdadero, Que Te encarnaste de la Virgen y resucitaste de entre los muertos para nuestra salvación. Por la intercesión de la Santísima Madre Dios, cuya Fiesta de Anunciación celebramos hoy…

© 2006 / Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica / Todos los derechos reservados.