Santos - Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica

San Celestino Papa de Roma
San Celestino Papa de Roma
Apenas sabemos algo de su vida privada. Nació en Campania y se había distinguido como diácono en Roma, antes de su elección a la cátedra de San Pedro en septiembre del año 422. Durante los diez años que duró su pontificado, mostró gran energía y encontró gran oposición. Los obispos de África, que ya se habían quejado de que se convocaba a Roma a muchos de sus sacerdotes, criticaron al Papa por haber llamado a Apiario en forma precipitada y sin tener en cuenta a los obispos. Sin embargo, San Agustín profesaba gran veneración y cariño a San Celestino, como consta por sus cartas. San Celestino se opuso enérgicamente a los brotes de herejía de su época, particularmente al pelagianismo y al nestorianismo. El sínodo que reunió en Roma en el año 430, fue una especie de preludio del Concilio ecuménico de Efeso, al que San Celestino envió tres legados de gran envergadura. Igualmente apoyó a San Germán de Auxerre en su lucha contra el pelagianismo y escribió un tratado dogmático de gran importancia contra el semipelagianismo, que era una forma mitigada de la misma herejía. De San Celestino proviene la obligación de los clérigos de órdenes mayores de recitar el oficio divino. Es poco probable que San Celestino haya enviado a San Patricio a Irlanda; sin embargo, debía tener muy presentes las necesidades de ese país, ya que fue él quien envió a Paladio allá a sostener la fe de los que creían en Cristo, inmediatamente antes de que San Patricio empezara su gran obra de evangelización.
© 2006 / Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica / Todos los derechos reservados.