Santos - Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica

San Máximo, Mártir
San Máximo, Mártir
El martirio de San Máximo tuvo lugar en Efeso. Por otra parte, es posible que el santo haya muerto en Lampasco y no en Efeso; pero sobre este punto no se expresa claramente el relato contemporáneo del martirio.
Cuando el emperador Decio promulgó su decreto contra los cristianos, un modesto negociante y fiel siervo de Dios, llamado Máximo, se entregó voluntariamente, en Asia Menor. El procónsul Óptimo, ante el cual compareció, le preguntó su nombre y condición social. El mártir respondió: “Máximo. Nací libre, pero ahora soy esclavo de Cristo.”
El procónsul mandó a los verdugos que azotasen a Máximo. Como esto no produjese ningún efecto, los verdugos le colgaron en el instrumento de tortura llamado el “potro.” Pero como el mártir permaneció inconmovible, Optimo pronunció la sentencia de muerte: “Máximo se ha negado a obedecer a la ley y a ofrecer sacrificios a la excelsa Diana: por ello, la “Divina Clemencia” (es decir, el emperador) le condena a ser lapidado para que su muerte sirva de escarmiento a los otros cristianos.” Máximo fue apedreado fuera de la ciudad y murió mientras glorificaba y daba gracias a Dios.

© 2006 / Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica / Todos los derechos reservados.