Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica

Cristo Sembrando
Cristo sembrando
Programa de Crecimiento y Desarrollo de la Arquidiócesis de Buenos Aires y Sudamérica para las Colectividades, Parroquias, Fundaciones y otras Entidades
CRISTO EL SEMBRADOR

La Parábola del Sembrador habla de la difusión de la palabra de Dios a toda la gente.
La tierra fértil en la que cae la semilla es receptiva del mensaje del Señor y se multiplica el ciento por uno.
Nuestro corazón es la tierra, el centro de nuestro ser y nuestra vida espiritual.
San Pablo escribe que “la palabra de Dios es viva y poderosa… y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón” (Heb. 4:12).

LAS ESCRITURAS EN “NUESTRA OFRENDA VOLUNTARIA” DEVUELVE A DIOS SUS PROPIAS OFRENDAS

“Nadie se presentará ante el Señor con las manos vacías. Cada uno llevará ofrendas, según lo haya bendecido el Señor tu Dios”. (Dt. 16:16-17).
Siguiendo las Escrituras, presentándonos ante Dios, porque de Él no podemos escondernos, presentamos también “Nuestra Ofrenda Voluntaria”, y la medida de esta ofrenda debe ser en proporción a los bienes que continuamente recibimos.
Nuestras posesiones materiales, nuestros conocimientos, nuestra salud, nuestro tiempo, nuestras virtudes, todos nuestros bienes, son bendiciones del Señor y es justo devolverle Sus propias ofrendas apoyando a la Iglesia.

DANDO FRUTO: TESTIMONIO Y DIACONÍA

Para el año 2006  el tema de “Nuestra Ofrenda Voluntaria” es “Dando Fruto: Testimonio y Diaconía”.
Como Cristianos Ortodoxos todos queremos que nuestra Iglesia dé frutos dando nuestro testimonio y diaconía a Cristo.
Ustedes tienen el privilegio de llegar a ser sembradores, acompañando a Cristo, ayudando a difundir y seguir la palabra de Dios a través del compromiso de “Nuestra Ofrenda Voluntaria” del año 2006.
La semilla que ayudemos a sembrar se multiplicará ciento por uno para la gloria de Dios y nuestra Iglesia.

Dando en Proporción

El Antiguo Testamento dispuso el estándar del diezmo o el 10% de sus ingresos.
Esto provee el principio de que lo que damos, debe estar en proporción con nuestros recursos.
“Nuestra Ofrenda Voluntaria” es devolver a Dios una proporción justa de los recursos que hemos recibido.

Mientras más recibimos, más se esperará de nosotros.
“A todo el que se le ha dado mucho, se le exigirá mucho” (Lucas 12:48).
Los participantes del programa “Nuestra Ofrenda Voluntaria” determinarán qué porcentaje de su ingreso será confiado a Cristo y Su Iglesia.

Dar regularmente

San Pablo nos dice: “El primer día de la semana, cada uno de Uds. aparte y guarde algún dinero conforme a sus ingresos” (1 Cor. 16:2).
Cada domingo deberíamos estar preparados para hacer nuestra ofrenda voluntaria a la Iglesia de acuerdo a la generosidad que el Señor particularmente ha tenido con nosotros.
El apoyo de la Iglesia debería ser una prioridad para cada Cristiano Ortodoxo y tiene que ser realizado de una manera regular y consistente.
Consideremos cómo nuestros gastos para entretenimientos personales se comparan con “Nuestra Ofrenda Voluntaria.”  ¿“Nuestra Ofrenda Voluntaria” es simplemente una donación simbólica?
¿Es una relación significativa con lo que nos fue dado por Cristo, el Sembrador “que salió a sembrar” a toda la gente?

EL DINERO PERMITE DIACONÍA

El dinero es una herramienta necesaria para la Diaconía.
La misión de Salvación y Evangelización de la Iglesia depende directamente de vuestra generosidad, que mantiene vuestra Parroquia, Colectividad y Arquidiócesis.
El Departamento de Desarrollo Financiero de la Arquidiócesis, concentrado en este mensaje del Sembrador, organizó este programa para guiar a los fieles cómo ellos deben seguir la palabra de Dios que nos enseña qué sucede cuando la semilla cae sobre las piedras, entre espinos, y cuando cae en buen terreno.
Utilizando la palabra de Dios, este programa es un medio indispensable que alcanzaría a toda la gente para su comunión con Cristo.

RECURSOS Y PRESUPUESTO PARA UNA DIACONÍA

El presupuesto de la Arquidiócesis para el año 2006 será de $20,000.00 mensuales.
“Nuestra Ofrenda Voluntaria” redundará en el beneficio de la vida y la diaconía de las Colectividades, Parroquias, Fundaciones, etc.
El crecimiento de nuestra Fé y su diseminación es nuestra propia responsabilidad personal.
“Nuestra Ofrenda Voluntaria” coloca la responsabilidad donde deber estar, es decir directamente en todos  nosotros.

“Nuestra Ofrenda Voluntaria” es vital para nuestra Iglesia para que podamos, entre otras cosas:

  • Seguir la Palabra de Dios que nos lleva a un crecimiento espiritual
  • Unificarnos en comunidad
  • Mantenernos en contacto
  • Proveer a aquellos que nos necesitan
  • Proveer por aquellos que sirven
  • Rendir culto y educar
  • Mantener nuestros edificios
  • Apoyar a la Arquidiócesis que está a nuestro servicio.

NUESTRA OFRENDA VOLUNTARIA 2006

A partir de la decisión de ofrecer a la Iglesia, debemos tener en mente que los gastos de la Arquidiócesis lógicamente se incrementan cada año.
Para que podamos afrontar nuestros gastos y crecer en diaconía, los participantes del programa deberán hacer un esfuerzo mayor aumentando  anualmente su compromiso.

PRIVADO Y CONFIDENCIAL

“Nuestra Ofrenda Voluntaria” es confidencial.
Jesús nos enseñó que el dar debería ser sigilosamente, generosamente, en privado.
Si por alguna razón Uds. desean revisar su ofrenda durante el año, pueden notificar a la Arquidiócesis indicando vuestra intención.

PROGRAMANDO “NUESTRA OFRENDA VOLUNTARIA”

Pueden remitir vuestro compromiso de la manera que les sea más cómoda.
Pueden programar “Nuestra Ofrenda Voluntaria” mensualmente, trimestralmente, semestralmente o anualmente.

NUEVOS PARTICIPANTES EN EL PROGRAMA “NUESTRA OFRENDA VOLUNTARIA”

Las Colectividades, Parroquias, Fundaciones y otras entidades que deseen participar más plenamente en la vida de la Iglesia pueden ser participantes del programa “Nuestra Ofrenda Voluntaria” contactando al:

Departamento del Desarrollo Financiero de la Arquidiócesis
Lerma 260, C1414AZF, Buenos Aires, Argentina. Teléfono (5411) 4508 5402, fax: (5411) 4508-5404, e-mail: buenosaires@ortodoxia.org

© 2006 / Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica / Todos los derechos reservados.